Seleccionar página
Cafe Racer Bolt 11

El octavo rayo de Bolt Motor Co.

Dedicamos nuestro primer post dirigido a motos a esta Bolt#8 Honda Cafe Racer que nos presenta Bolt Motor Co. Una moto de pura esencia racing mimada hasta el último elemento. Y es que si algo caracteriza a Bolt es, precisamente, el cuidado al detalle.

Se trata de una moto ágil, veloz y ligera. Una belleza etérea sobre dos contundentes ruedas. En esta ocasión, Bolt se desmarca del estilo vintage -tan característico en las Cafe Racer- para crear una moto perfectamente equilibrada y moderna. Así, esta número 8 cumple con todos los cánones de la Cafe Racer pero dejando a su paso un aire totalmente fresco, renovado.

Para conseguir el aligeramiento visual, el fabricante se deshace de la batería… o al menos eso parece.

1. Moto base: Honda CB750

“Esta moto base es de las más populares si quieres hacer una Cafe Raer”

Para construir este rayo se ha tomado como base una Honda CB 750 de 1994. Se trata de una base nipona de alta fiabilidad, con un motor resistente a un precio más que asumible.

Buscando en el mercado de segunda mano puedes encontrar algunos ejemplares originales por menos de 4.000€. Ahora bien, no esperes hallarlos con facilidad, pues esta dos ruedas se ha convertido en una de las más populares para servir como base de Cafe Racer. De esta forma, actualmente es difícil encontrarla sin ningún tipo de modificación.

Cafe Racer Bolt 12

Por lo demás, como decimos, se trata de una moto que ofrece un buen motor, lo que sirve como base ideal para proyectos custom, como es el caso de la Bolt#8. Sin embargo, en esta ocasión, los mecánicos de Bolt Motor Co. han incorporado un detalle especial: el depósito es de una versión anterior. El resultado ha sido una Cafe Racer con un motor fiable y una línea base totalmente recta, así como un depósito de formas más sutiles que otorga a esta moto la sensación de agilidad y, sobretodo, una elegancia sencilla que no tenía el modelo original.

2. By: Bolt Motor Co.

“…si quieres una Bolt tendrás que esperar hasta mediados de 2019, tienen lista de espera”

Cafe Racer Bolt 9

Bolt Motor Co. ofrece una calidad que muchas veces nos hace pensar en que es una marca extranjera, pero no, ellos están en Alzira (Valencia). Y es que en nuestro país encontramos una calidad excelente en fabricantes y modificadores.

Nacieron en 2016 de la mano de la escudería de F1, Campos Racing. Formada por 2 socios, arrancan con la idea de depositar su pasión por las motos y por lo artesanal en transformaciones Cafe Racer. Muy pronto su estilo comienza a despertar pasiones y también abren su corazón a las Scrambler.

Cafe Racer Bolt 10

Por el momento ya han creado más de 15 devoradoras de asfalto, esta que os enseñamos hoy su número 8.

Y es que su estilo va creando fans allí por donde sus motos pasan, por ello, si quieres una Bolt, tendrás que esperar hasta mediados de 2019 ya que por el momento tienen lista de espera.

3. Estilo: Cafe Racer

“Los modernos años sesenta”

Cafe Racer Bolt

Momento de ponerse quisquilloso. Pocas, o más bien muy pocas pegas le pondrá a esta moto un exquisito de las Cafe Racer. Cumple con “las reglas” casi a la perfección. Lo único que está fuera del canon más estricto es que no tiene una moto base europea, y que deja atrás el estilo vintage de los ’60. Pero ¿quién va a resistirse al motor de la CB750 y a ese escape doble?

Cafe Racer Bolt 15

En cuanto a la línea base, cumple a la perfección la rectitud que debe mantener. No hay ni un solo punto en el que la moto descienda de la línea horizontal. Para ello han tenido que modificar el depósito que, por otra parte, no es el que corresponde a este modelo, sino a uno anterior. Los diseñadores de Bolt han puesto especial mimo en el colín, construido específicamente para esta Cafe Racer. Lo han diseñado en 3D previamente para asegurar que sigue la línea descendiente del depósito.

Cafe Racer Bolt 13

Otro de los puntos importantes es la altura de la moto. Las Cafe Racer destacan por ser motos de poca altura, siendo ésta la distancia entre la parte superior del chasis y el punto más alto del manillar.

Bolt se ha mantenido dentro de la estética Cafe Racer más pura, apostando por un manillar recto. La verdad es que el conjunto ha sido un total acierto, solo hay que ver el resultado.

4. La magia: ¿y la batería?

“…arrancar la moto “a patada” algo muy engorroso y poco “cool” cuando llevas una moto de este nivel.”

Cafe Racer Bolt 15

Uno de los aspectos claves de una Cafe Racer es que debe ser ligera. Para ello muchos transformadores eliminan la batería y la electrónica de la moto. Esto resulta en dos aspectos fundamentales: por un lado, el peso visual queda concentrado en la parte delantera de la moto -muy característico de este estilo custom- y, por el otro, la moto debe arrancarse “a patada”. Esto último, aunque ahorra peso, puede resultar engorroso y poco “cool” cuando llevas una moto de este nivel.

Cafe Racer Bolt 8

Y aquí es dónde se notan los años de experiencia y el nivel de detalle del equipo de Bolt. No, no han quitado la batería, por mucho que no la podamos ver a simple vista. Ésta sigue ahí para que el orgulloso propietario de esta bestia pueda arrancarla cómodamente pulsando un botón en el manillar.

Pero, siendo así ¿dónde está la batería?

Como ya hemos anunciado, los mecánicos de Bolt han recurrido al depósito de la predecesora de esta CB750, el modelo de 1979. Lo han adaptado de tal manera que integra la batería en su interior. El resultado es visualmente impecable, dándole a la número 8 un carácter liviano a la par que agresivo.

Hay que reconocer que en este punto Bolt se ha portado. Nos quitamos el sombrero.

5. Precio: 20.000€

“…tiene unos acabados exquisitos, y de ahí el presupuesto que su propietario ha desembolsado sin reparo alguno”

Estado: VENDIDA

Honda Bolt Street Fighter 4

Hay que reconocer que no se han quedado cortos en detalles, ingeniería, piezas ni acabados.

Solo hay que ver la pintura: el metal pulido del depósito y el colín y cómo está genialmente integrada la línea roja central, aportándole un toque más agresivo y distintivo. Tiene unos acabados exquisitos y de ahí el presupuesto que su propietario ha desembolsado sin reparo alguno: 20.000€.

Y es que como se suele decir, los sueños no son baratos. Aunque como la propia Bolt añadiría, ellos “no sólo crean la moto de tus sueños, sino que la mejoran”. Y desde luego que lo consigan merece su precio.

Conclusiones

“…tiene unos acabados exquisitos, y de ahí el presupuesto que su propietario ha desembolsado sin reparo alguno”

Honda Bolt Street Fighter

En resumen, estamos ante una transformación de primer nivel.

Nada de chapuzas ni acabados a medio terminar. En este proyecto ha intervenido mucho soplete y radial, diseño 3D, reubicación completa de la batería, sustitución de infinidad de piezas, incorporación de un asiento a medida y unas suspensiones traseras nuevas. También a destacar la integración de las luces traseras e intermitentes en el propio colín, y los intermitentes delanteros en los extremos del manillar.

Pero lo más importante, la firma de Bolt Motor Co. que demuestra cómo la pasión de sus fundadores por estas motos se sigue plasmando en cada uno de los proyectos.

Sólo podemos dar la enhorabuena al equipo Bolt por esta espléndida Cafe Racer.

Y ahora ¿te apuntas a la lista de espera para tener uno de sus rayos?

Galería de fotos