Seleccionar página
Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 24(med)

La última V-Rod de Lobomotive, la Lobo II

La Lobo II desprende carácter industrial y tecnológico al mismo tiempo. Una moto hecha totalmente a medida, fuerte, robusta y dominante. Mimada en todos los detalles, desde el manillar hasta las ruedas, pero diseñada para arrancar el asfalto de las calles.

Al analizar la Lobo II nos hemos preguntado ¿qué la hace tan especial? Hay muchas V-rod modificadas, pero esta es distinta, esta te engancha. En nuestra visita a Lobomotive estuvimos hablando sobre ello y en este artículo encontrarás nuestras conclusiones.

Y es que a veces unos pocos milímetros pueden marcar la diferencia.

1. Moto base: Harley Davidson V-Rod

“Este “pequeño” demonio de dos cilindros y 1.250 cc a 60º hizo que los ingenieros de Harley Davidson dieran lo mejor de si mismos”

En 2018 nos despedimos oficialmente de la V-rod, la moto que dio vida al “Revolution”, el motor más innovador de Harley Davidson hasta la fecha.

Seis años (1995-2001) fue lo que tardaron en diseñar esta V-rod de estilo Dragster. Una moto moderna y deportiva, tecnológica, pero que no dejaba de recordar en su esencia a Harley Davidson.

Harley Davidson V rod

El Revolution nació de la intención de innovar, de revolucionar. De esta forma, basándose en el motor de su motocicleta de competición, la VR-1000, y con la ayuda de la ingeniería propia de Porsche, consiguieron introducir un motor de carreras en una moto de calle con esencia Harley. La marca estadounidense decía adiós en este modelo a su clásico V-twin a 45º.

Motor Harley Davidson Vrod

Para ser una moto deportiva había dos requisitos fundamentales: mucha potencia y poco peso. Para albergar este motor de 115 cv y 9.000 rpm se necesitó un nuevo chasis más ligero y resistente. Además esto puso en escena dos elementos que erizaron los pelos de algunos de los más acérrimos seguidores a la marca estadounidense: el aluminio para la carrocería y un radiador para el motor ¡La última tecnología había llegado a Milwaukee!

En el siguiente video podéis ver un documental de 50 min sobre cómo se diseñó y fabricó esta moto revolucionaria para Harley.

Desde luego, este “pequeño” demonio de dos cilindros y 1.250 cc a 60º hizo que los ingenieros de Harley Davidson dieran lo mejor de sí mismos.

Sin embargo, se necesitó una estrecha colaboración con Porsche para convertir el motor de carreras de Harley en uno de calle que pudiera aguantar más de un fin de semana a 10.000 rpm. Fue un reto enorme y varios años de evolución y test, destinados principalmente a poder abaratar el coste del motor (unos 50.000€ originalmente) y a aumentar la fiabilidad (1 carrera en sus inicios).

2. By: Lobomotive

“…Lobomotive es pasión por el acabado. No hay milímetro que no se haya pensado, ni tuerca que no se haya modificado. “

Lobomotive es un garaje ubicado en Barcelona muy cerca de la playa. En él se encuentra Xavi Gil, su fundador y único trabajador. Podríamos definir el trabajo de Xavi como el de un artesano de la tecnología que usa su talento para hacer auténticas piezas de ingeniería envueltas con una estética cuidada e impecable.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 11(med)

En este caso, con la Lobo II, se hace honor a la moto y, reconociendo su alta tecnología, Xavi plasma su esencia con una estética hi-tech.

Pero no todo queda en mera estética, esta Lobo ha pasado casi tantas horas en el garaje de Lobomotive como en el departamento de diseño de Harley Davidson. Xavi ha puesto un cuidado casi imposible al hacer esta moto.

Y eso es lo que define esta marca: Lobomotive es pasión por el acabado. No hay milímetro que no se haya pensado, ni tuerca que no se haya modificado. Si el proyecto tiene que durar 2 años, durará dos años y si son 3, no habrá problema.

Lobomotive nace de las cenizas del anterior proyecto de Xavi y es que es una persona hecha a sí misma. Su interés por el mundo del motor lo ha estado llevando a la práctica desde los 13 años tanto por afición como profesionalmente. Por suerte para nosotros, parece que tiene energía e ideas para seguir muchos años más.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 12(med)

El garaje goza de una ubicación envidiable en Barcelona y está repleto de herramientas y máquinas de taller totalmente profesionales; desde tornos, elevadores, dobladoras, hasta la inseparable caja de herramientas. Y este aspecto es clave, ya que muchas de las piezas de las Lobo están hechas a medida por su fundador de forma específica para cada moto.

Lobomotive no transforma motos, las diseña y reconstruye manteniendo su alma intacta y, desde luego, potenciándola al extremo.

3. Estilo: Dragster

“Un monstruo para quemar un cuarto de milla tras otro con un fuerte estilo industrial y un toque futurista.”

Originalmente la V-rod ya estaba diseñada con inspiración dragster, pero H-D tiene que cumplir con cifras de ventas y dar continuidad a sus modelos y, para ello, que el resultado apasione a los fieles seguidores de la marca. Todo esto lleva a sus diseñadores a contenerse cuando sus lápices van hacia estilos muy extremos.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 5(med)

Por suerte, Lobomotive no tiene ese peso sobre sus hombros. Por ello ha podido sacar de las entrañas de la V-rod la personalidad que estaba deseando salir. Xavi ha entendido a la perfección el alma de esta moto y la ha liberado consiguiendo así un aspecto rudo, tecnológico y brutal.

Nos fascina la habilidad de este personalizador de motos para entender la esencia de cada montura y así llevarla al extremo. Y en este caso, de la V-rod es la tecnología y el estilo dragster.

Así, lo primero que vemos en esta Lobo II es una rueda trasera enorme característica de su estilo. Además, Xavi consigue potenciarlo gracias a unos escapes recortados y limpios y un guardabarros trasero que recuerda a un pequeño alerón. Se ha conseguido un desplazamiento del peso visual hacia delante reduciendo la altura de la horquilla delantera e instalando una pequeña quilla delante del radiador.

Pero lo más importante de esta moto, sin duda, es el motor. Todo el peso visual está situado hacia el mismo, la carrocería lo deja perfectamente al descubierto, convirtiendo así la Lobo en pura máquina. Potencia sería la definición perfecta para esta bestia.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 9(med)

Algo muy característico del estilo dragster es que, en muchas ocasiones, los transformadores instalan en la parte delantera de la moto un carenado completo. Aquí creemos que hubiera sido algo extraño y pensamos que una Harley con este elemento hubiera significado perder la esencia de lo que una HD es.

Por si fuera poco, se han instalado unos discos de freno perimetrales que consiguen crear el estilo desgarrador y contundente que transmite esta Lobo.

En definitiva, una moto ruda con carácter industrial, tecnológicamente perfecta para carretera. Un monstruo para quemar un cuarto de milla tras otro con un fuerte estilo industrial y un toque futurista.

4. La magia: Hecha a medida

“…no sólo las llantas se han fabricado específicamente, las piezas de fibra de carbono, faros, guardabarros, asiento… “

Algo que caracteriza a Lobomotive es el mimo, la dedicación y la paciencia que se pone en cada detalle. Todo tiene que ser perfecto y especifico para cada uno de sus proyectos.

Tanto se mira este aspecto que podemos encontrar infinidad de piezas hechas a medida, y no estamos hablando solo de adaptar colectores.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 2(med)

Por poner un ejemplo ¿te gustan las llantas de la Lobo II? Tendrás alguna dificultad para encontrarlas para tu moto ya que solo existen dos en todo el mundo: la que lleva la Lobo II delante y la que lleva detrás.

Pero no sólo las llantas se han fabricado específicamente, las piezas de fibra de carbono, faros, guardabarros, asiento… todo son creaciones diseñadas para esta moto.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 1 (med)

Una de las partes que más se cuidan en este garaje es la zona del manillar. Xavi comenta que al ser la parte que más tiempo ve el piloto es una de las que más le gusta cuidar. Esto se aprecia en el especial cuidado para el diseño y simetría de los mandos, así como el cuadro de mandos completamente digital.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 7(med)

Además, se ha hecho un trabajo especial tanto en la suspensión como en los frenos. Tanto la horquilla delantera como la suspensión trasera ha sido sustituida por un sistema de suspensiones neumáticas. En cuanto a los frenos, ambos han sido sustituidos por unos enormes discos perimetrales.

5. Precio: xxx.xxx€

“…imagínate poder arrancarla por la mañana para ir al trabajo ¿crees que no irías sonriendo como un niño pequeño?”

Estado: VENDIDA

El precio de esta moto impresiona tanto como su aspecto. No se ha querido desvelar el precio exacto pero podemos aseguraros que podríais ahorrar para compraros uno de los mejores Mercedes-Benz y os quedaríais cortos.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 19(med)

Y lo cierto es que no es de extrañar pagar una cantidad así por este nivel de calidad y de personalización. Tengamos en cuenta que un proyecto de este calibre puede tardar hasta tres años en ver la luz.

Conclusiones

“…despierta sentimientos muy difíciles de conseguir

Un trabajo de máxima calidad, un estilo único que mezcla lo industrial con la tecnología, una moto que lleva la esencia de la moto original a nuevos límites y, lo más importante, una montura que te gustaría aparcar en el salón de tu casa y estar mirándola sin parar. Eso si pudieras tener en tus bolsillos la cantidad para permitirte el gran salón y la propia Lobo.

Lobomotive Lobo II Harley Davidson V rod Galhand 16(med)

Desde luego, esta moto, sea como sea, despierta sentimientos muy difíciles de conseguir. Una moto de diseño, hecha a medida y con una excelente fiabilidad mecánica.

Este es uno de los pocos trabajos que realmente te dejan sin palabras.