Seleccionar página
BMW R100 Scrambler Bolt Motor Co 009 Galhand 4

¿QUÉ ES UNA MOTO CAFE RACER? ¿CÓMO RECONOCERLAS?

La historia de las Cafe Racer es algo que se ha contado muchas veces, y es normal, ya que este estilo de personalización es uno de los más populares en nuestro continente.

Las primeras motos como esta empezaron a rodar en 1955 sobre suelo inglés, y desde entonces no han parado. En España se han hecho de las más populares, y hay infinidad de pequeños talleres, preparadores y aficionados que han comenzado su primer proyecto con una Cafe Racer.

Y es normal escoger este estilo ya que su esencia es la velocidad, y a nadie le gusta que su moto sea lenta. O dicho de otro modo, cualquiera quiere que su moto pueda ir más rápido.

1. Origen: ¿Qué es una Cafe Racer?

“Hay tres cosas que influenciaron la aparición de las Cafe Racer: la famosa carrera Tourist Trophy, la segunda guerra mundial, y unos señores que no querían vender solamente sus motores”

Mucho se ha escrito sobre el origen de las Cafe Racer, y sí, surgieron en las calles de Inglaterra por que había carreras de café en café, pero ¿por qué surgieron estas carreras?

Cafe Racer TT Isla de Man

Hay tres cosas que influenciaron la aparición de las Cafe Racer: la famosa carrera Tourist Trophy, la segunda guerra mundial, y unos señores que no querían vender solamente sus motores.

Estamos hablando de los años 50, así que esta guerra aún resonaba en los tímpanos de muchos. Y no sólo en los tímpanos, también en los depósitos. Recordemos que Inglaterra, dónde surge este estilo custom y de dónde es originaria la famosa carrera Tourist Trophy que hoy día se disputa en la isla de Man, estuvo bajo un régimen de racionamiento hasta 1953. Así es, hasta ese año había racionamiento tanto de combustible como de alimentos.

Por ello no es curioso que las Cafe Racer comiencen en los años justo después del racionamiento. La fiebre por las carreras no desapareció tras la guerra (ni durante), y el espíritu rebelde y roquero empieza a apoderarse de las calles inglesas al terminar el racionamiento. Así es que muchos entusiastas de estas competiciones empiezan a modificar sus motos y a hacerlas lo más rápidas y ágiles posibles.

En este contexto sucede algo que termina poniendo todos los ingredientes para las Cafe Racer sobre la mesa. En los años 50 se crea una categoría para coches de competición de bajo coste, dónde no se podían utilizar motores de más de 500 cc. En aquel entonces, los motores Norton, monocilindricos y de 500 cc fueron objeto de deseo. Norton no vendía motores sueltos, así que se compraron muchas motos con este motor y solo por este motor.

El resultado, un montón de chasis Featherbed de Norton sin motor y tirados de precio. Sin embargo, en aquella época había otro motor inglés que estaba dando mucho de que hablar, el motor bicilindrico de Triumph de 649 cc. Este motor, con la ayuda del piloto John Allen, batió el récord de velocidad en el lago Bonneville en 1955 (foto). Por cierto, esto es lo que dio el nombre a la famosa Triumph Bonneville.

Y este motor fue el que se puso dentro de ese chasis. Esta es la receta original de las Cafe Racer. De hecho, tan clásica que al unir estos dos elementos se acuñó el término TRITON para referirse a estas motos (TRIumph y norTON).

Aquí puedes ver un vídeo de la carrera TT en 1965. La isla de Man se ha convertido en un paraíso para los amantes del motor gracias a la ausencia de límite de velocidad. Así es, toda una isla sin límite de velocidad (excepto dentro de ciudad), digno de un videojuego.

2. La esencia: ¿Cómo reconocerlas?

“…una moto casera para competir en circuito y con un estilo europeo de los 60”

La definición de qué es una Cafe Racer se podría reducir a que es “una moto casera para competir en circuito y con un estilo europeo de los 60”.

Para tener un buen rendimiento en pista son necesarias 3 cosas: velocidad, agilidad y buenos frenos.

Cafe Racer NSB 1

VELOCIDAD

El enemigo de la velocidad es el peso, así que estas motos están aligeradas al máximo. También cuentan con alguna que otra pieza para mejorar la aerodinámica como pequeños carenados y colines.

Semimanillares Cafe Racer NSB

La comodidad en estas motos queda en un segundo plano. Olvídate de hacer grandes viajes y sentarte como si estuvieras en un sillón, estas motos quieren ser rápidas, y por ello la comodidad del piloto no es lo más importante.

Estas motos son muy egoístas y les encanta ser aerodinámicas, para ello fuerzan al piloto a ir lo más tumbado posible sobre ellas. Esto lo consiguen poniendo la posición de las manos lo más baja posible, gracias a semimanillares o a manillares muy bajos.

AGILIDAD

La agilidad se consigue con un tamaño reducido y una corta distancia entre ejes. Por ello, estas motos suelen ser pequeñas, y bajas.

Colín Cafe Racer NSB

Las Cafe Racer suelen ser características por ser motos monoplaza. Suelen tener un asiento fino, corto y terminado en un colín aerodinámico.

FRENADA

Seguro que coincidimos en que eso de tener unos buenos frenos es importante cuando vamos a todo trapo. Y como esto de los frenos nunca pasa de moda, las Cafe Racer siempre han prestado especial atención a este punto.

Suspensión y neumáticos Cafe Racer NSB

Lo primero para un buen frenado son unas buenas suspensiones. Será habitual encontrar en estas motos una suspensión delantera de horquillas invertidas, que hagan la conducción algo más rígida. No te extrañes si ves motos de este estilo con un buen presupuesto gastado en esta parte, es clave.

Por supuesto, tienen que ir acompañadas de unos buenos neumáticos lisos para asfalto. Y un buen conjunto de frenos de disco.

Conclusiones

“Si añoras los ’60 y te gustan los circuitos de carreras, seguro que te gustaría echarle el guante a una de estas”

Cafe Racer Macco 3

Las Cafe Racer son pequeños Frankenstein competitivos. Hechas por piezas para ser lo más rápidas posibles. Ideales estéticamente para quienes no son de gran tamaño y capaces de dejar plantadas a motos de mayor cilindrada.

Las más valoradas son las que tengan un pedigrí detrás, como las Triumph o las Norton, aunque siempre se buscará un motor excepcional en un gran chasis.

Si añoras los ’60 y te gustan los circuitos de carreras, seguro que te gustaría echarle el guante a una de estas.

¿Eres de los que ya tienen una? ¿O eres de los que acaba de querer una?

Galería de fotos